recap

INTRODUCCIÓN A LA TECNOLOGIA DEL LATEX

Pocos recuerdan que tiempo atrás se decía que desaparecerían  los solventes e se iba a trabajar con “goma disuelta en agua”. Por supuesto este comentario se refería a la llegada del látex. Un producto blanco lechoso de partículas de caucho en suspensión coloidal en un medio acuoso. Algunos todavía recuerdan cuando se fabricaban guantes, globos y preservativos a base de caucho natural disueltos en algún hidrocarburo como el tolueno, benceno, xileno, heptano, entre otros.

Los principales problemas que presentaba la utilización de estos solventes, eran fundamentalmente dos: la alta inflamabilidad y la toxicidad. De esta última puede destacarse el benzolismo, intoxicación provocada por el benzol o sus vapores que podía atacar el sistema nervioso central y provocar anemias, entre otros inconvenientes.

UN POCO DE HISTORIA DEL LATEX

Dependiendo de la situación geográfica y del desarrollo industrial de las naciones, el látex fue llegando, a partir de los años 20, a sustituir las indeseables mezclas a base de hidrocarburos por un producto atóxico, limpio y de segura manipulación, por ser acuoso, como era el látex de caucho natural.

Debido a esos problemas de salubridad, por muchos años la industria del caucho se vio amenazada y vigilada dada su condición de tóxica y peligrosa. Nada más lejos de la realidad, ya que con la llegada del látex se trabaja con un producto inocuo y acuoso que la retirada de la mala reputación que traía desde antaño.

En sus principios, su utilización provocó muchos inconvenientes y problemas graves. Como liquido proveniente de algunos vegetales, su composición orgánica hacia que esta reaccionara de muy distintas formas según los factores medio ambientales que lo rodeaban: su trasporte, manipulación, almacenamiento y un sinfín de factores desconocidos dificultaban bastante su producción.

Por mucho tiempo, se tardó en entender el látex y su comportamiento. Las mezclas quedaban bien en la noche y sin motivo aparente amanecían con problemas de producción y muchas veces se solucionaban sin saber cómo. Con el tiempo, la experiencia y la información, estos problemas y desconciertos fueron quedando atrás y el estudio, investigación y dedicación fueron eliminando, poco a poco, los problemas de fabricación, obteniendo altos índices de productividad y calidad.

Es recomendable y necesario que todo aquel que se inicie en esta industria comience por conocer con lo que está trabajando. Pero debe comprenderlo desde adentro hacia afuera, es decir, su composición química y física, elementos que componen sus moléculas, reacciones electrostáticas y de sus componentes, actividad química con otros compuestos y un largo aprendizaje sobre el látex y sus aditivos.

PREPARACION DEL LATEX

La preparación personal es sumamente importante a la hora de incursionar en la formulación, producción y manipulación de las mezclas de látex ya que toda esta en los conocimientos básicos que se logren obtener de este. Si se conoce bien su estructura, no cabe duda que las malas reacciones desparecerán.

En algunas producciones de la industria del látex, lo más óptimo es un trabajo continuado con las inevitables paradas que la legislación laboral obligue. Es lógica tal conclusión una que si los cambios en la producción por descanso o paradas pueden favorecer a que surjan problemas, evitando al máximo dichos cambios, se favorece la continuidad de la fabricación.

La industria del látex se caracteriza por altos niveles de producción. En consecuencia, hay que evitar al máximo que surjan problemas o defectos que impidan un trabajo de calidad y fabricación. Las pérdidas son cuantiosas en estos casos. Hay producciones que superan las miles de unidades diarias y, en muchos casos, millones. Frecuentemente se da en preservativos, globos y guantes, tanto domésticos como quirúrgicos. Los controles en la recepción de la materia prima, en la preparación de mezclas y en toda la línea de elaboración deben ser de obligado cumplimiento. Sobre ello se podría escribir en otro momento.

En el seno de la familia de fabricantes de productos a base de látex es notorio comprobar la cadencia con la que surgen los problemas en todo el ámbito. En muchas ocasiones parecería que todas la fabricas son iguales y cuando se habla de problemas, todas admiten los mismos, pero irónicamente con muy distintas y diferentes soluciones. Lo más significativo es que da igual el tamaño o volumen de la empresa, el látex no perdona y si, como se ha dicho antes, no se conoce bien desde su interior, se está expuesto a desagradables contratiempos.

Es increíble comprobar que después de un siglo de la aparición del látex en el mercado aún se tengan grandes problemas con las telas interdigitales en los guantes, burbujas o poros en globos y preservativos, irregularidades en las películas y otras más por desconocer que es la tensión superficial y como acoplarla a nuestro trabajo. Se continúa elaborando con problemas de coagulación por desconocer y controlar la estabilidad mecánica de las mezclas. Se tiene diferencias de peso en los artículos ya que no se con trola, en muchos casos, la concentración del coagulante. La viscosidad de las mezclas invita a tener una buena deposición de la película. Esta medida es fácil de conseguir sin invertir grandes sumas de dinero. Hay que insistir en que el látex es un hidrocarburo vegetal y como tal se comporta. Por ellos es preciso preguntarse a sí mismos si se conocen bien las funciones de, por ejemplo:

  • Estabilidad química
  • Capa interfacial
  • Tensión superficial
  • PH
  • Contenido en solidos
  • Alcalinidad
  • Ácidos grasos volátiles
  • Agua de solvatación
  • Proteínas de varios tipos y solubridades
  • Aminoácidos
  • Resinas
  • Antioxidantes naturales
  • Lutoides
  • Bacterias varias
  • Numero de KOH
  • Estabilidad mecánica

Pues bien, cada uno de estos enunciados incide de forma determinante en lo ya comentado anteriormente. Conociendo sus propiedades y funciones junto con orden y limpieza, se podrán conseguir óptimos resultados en calidad y producción. Hasta ahora se han enumerado los posibles elementos que inciden y actúan en la molécula del látex desde su interior y entorno, con la condición de estudiar a fondo la actividad peculiar de cada uno sin olvidar que del látex, una vez que se evapora el agua, se obtiene el caucho seco conocido por la industria en general. Por lo tanto se debe operar en el como tal, es decir necesita ser vulcanizado, preservado, coloreado, etc.

La gran diferencia está en que la suma de los aditivos para su fabricación penetra en la masa acuosa del látex en una forma muy distinta respecto a la conocida en caucho sólido. Partiendo de la base de que la mayoría de los elementos que intervienen están en estado sólido y son insolubles en agua, los acelerantes, activantes, vulcanizantes, antioxidantes y demás deben ser agregados en forma de dispersión acuosa. Cuando los sólidos son solubres en agua, muy escasos en estos casos, se deben  emplear soluciones.

Ante la necesidad del empleo de un líquido no miscible en agua es preciso preparar una emulsión. Algo fácil pero que tiene una técnica muy especial para un buen resultado. Por consiguiente, se encuentra con nuevos factores que van a incorporarse a la mezcla y que precisa de un correcto conocimiento para no afectar a las moléculas y obtener buenos resultados.

Por ejemplo, un elemento muy común y totalmente necesario, como el agua, es de vital control para el perfecto desarrollo de la producción. En la formulación de las mezclas de látex se emplean, en líneas generales, los mismos productos que en el caucho sólido. Se tienen que emplear vulcanizantes, activantes, uno o varios acelerantes, antioxidantes y a veces, dependiendo del producto final, cargas y plastificantes. El azufre suele ser el vulcanizante por excelencia. Las vulcanizaciones eficientes (EV) son muy excepcionales en la tecnología del látex. Como acelerantes se emplean casi únicamente los ultraacelerante, principalmente carbamatos. Dado que en la fabricación no hay temperaturas elevadas no se tiene el riesgo de una prevulcanizacion. Como activador, únicamente el óxido de zinc. Al afectar este la estabilidad de las mezclas es recomendable el empleo de óxido de zinc activo, de mucho menor tamaño de partículas. En las mezclas de látex no se emplea en acido esteárico. Los antioxidantes son los mismos que en caucho seco con la particularidad que hay que tener muy en cuenta el poder manchante de los mismos. Muy importante esta observación ya que u  porcentaje elevado de artículos fabricados con látex son de colores claros.

El empleo de cargas en estos productos fabricados es muy limitado. Las únicas cargas algo reforzante sin sílices y negros de humo de partículas muy pequeñas. El empleo de otras cargas blancas solo consigue abaratar costos, propiedades elásticas, objetivo primordial en la mayoría de estos artículos. En las mezclas de látex al no ser existir problemas en la elaboración no es necesario la inclusión de plastificantes, salvo para casos muy especiales.

Se recomienda dejar reposar, por un tiempo ya controlado, las mezclas preparadas. Con la aparición del mercado de los látex sintéticos esta industria logra ocupar sectores que con el natural no se podría atender: con los SBR la fabricación de espuma ocupa su primera aplicación. Con los NBR se consiguen guantes industriales resistentes a grasas y solventes. Con los de poli cloroprenos se obtienen películas resistentes a la intemperie, al ozono, al calor, etc.

La gran variedad de estos polímeros hace que su descripción sea muy diversa. El número prácticamente ilimitado de las combinaciones de los monómeros hace que su elección y aplicación dependa del uso o empleo del artículo final. Estos productos al ser muy controlados en su polimerización mantienen mejor los parámetros de las especificaciones y son más constantes en su proceso de trabajo, almacenaje y producción. Sobre esto se podrá hacer hincapié en otro articulo.